La calle del niño perdido

La calle del niño perdido

Conforme la historia de leyenda todo comenzó ya hace ciertos años por ahí de mil seiscientos cincuenta y dos en el rincón Arcos de belén, había una casa muy elegante muy grande y bella y a lado una laguna esa casa tenia por nombre “Casa del apartado” en tanto que en este sitio se dedicaba a separar el oro y la plata. En esa casa vivían Don Adrian de villacaña viudo y padre de un pequeño Laurel de la luz de 8 o bien 9 años. El pequeño llevaba una vida con mucha libertad a lado de su padre en tanto que podía ausentarse para ir a jugar a los aledaños en especial ala laguna su sitio preferido.

El treinta de marzo de tal año día que seria terminante para el rumbo de su vida en la casa todo era arreglado con mucho esfuerzo para percibir a una persona que vendría de España, las 2 muchachas que cuidaban del pequeño salían en la busca de el preocupadas y también inquietas se dirigían ala laguna en tanto que el pequeño tenia que estar vestido con propiedad, tras rodear la laguna y llamarlo a voces lo hallaron en una de las riberas y le preguntaron que cara ahí laurel les respondo que no hiciesen estruendos por que ahuyentarían a los peces, las muchachas le respondieron que no había peces que se apurara por que su padre lo llamaba, al llegar su padre lo miro con frialdad y le afirmó que se fuera a mudar por que ya era tarde y no tardaría en llegar Doña Elvira.

Laurel fue llevado a su recamase mientras que le pregunto a una de las muchachas quien era esa mujer y le respondo que era su madre el pequeño sorprendido afirmó que como madre si ya estaba fallecida entonces le explico que esa mujer llegaría de España para casarse con su padre. El pequeño afirmó molesto que jamás tendría 2 madres y que no admitiría a Doña Elvira, al ver a la mujer noto en su mirada molestia al verlo el entendió que jamás llegaría a quererlo. Pasaron ciertos días y se casaron conforme fue transcurriendo el tiempo Doña Evira fue sintiendo el peso de su condición comenzó a tomar mayor repugnancia cara el pequeño lo detestaba en silencio como ala casa puesto que toda contenía la presencia de la finada madre. No obstante siempre y en todo momento tuvo cuidado de no enseñar sus sentimientos frente al pequeño y menos a su esposo de tal modo que cuando llego aquel día se mostró angustiada en frente de su señor mirándolo a los ojos le afirmó que el pequeño estaba perdido.

woman, balcony, city Don Adrian molesto llamo a los sirvientes y les afirmó que como que había desaparecido le respondieron que la remata vez que lo habían visto era en la casa entonces armaron una busca en la laguna puesto que a el le agradaba ir a ese sitio pasaron las horas y jamás fue encontrado. Un día pero reanudaron la busca hasta el anochecer,Don Adrian , parado a lado de la ribera de la laguna vio que se aproximaba una de las servidumbres triste le afirmó que ala mejor se lo había tragado la laguna al pequeño Laurel. Los años pasaron y Don Adrian se enfermo de pena y saña aquel semblante serio que ya antes tenia se había transformado en un semblante frió y soberbio todo cambia en su relación con Doña Elvira puesto que el tenia la seguridad de que su esposa tenia la culpa de la desaparición de Laurel mas jamás se lo afirmaba solo la veía lamentarse a lado de unos vestidos que afirmaba en voz baja que por que jamás los usa yo soñaba con hacerlo en asambleas mas jamás me invitas el le respondía que jamás van a ir por causa de la desaparición de su hijo lo que respondo enojada que culpa tengo .

Un par de años después murió Don Adrian a raíz del dolor que al fin vio cumplido su sueño de morirse, un buen tiempo después hacia la casa se dirigía un carruaje en el viajaba una chavala llamada Dorotea era una sobrina de una de las criadas pero viejas, que había sido llamada por ella para entrar al servicio de la casa miedosa por ser la primera vez que dejaba su casa el cochero informo ala muchacha de lo que seria su horrible experiencia en la casa mayor. Intrigada y con su aspecto miedoso llego ala puerta primordial, bajo del carruaje y vio a su tía afuera aguardándola las 2 se dirigieron ala cocina le sirvió chocolate caliente y una buena cena para enseguida mostrarle su cuarto la anciana con una candela encendida le iba explicando sus obligaciones…

Recibiras buena paga y una nutrición mas deberás ser realmente prudente escuches lo que escuches y veas lo que veas no debes decirla nada a absolutamente nadie.

Dorotea respondo, Si tía voy a obedecer en todo mas le confieso tengo un enorme miedo por esta casa y la señora Elvira.

Su tía solo le respondo la ama esta enferma y eso es todo le mostró su cuarto y le afirmó que si llamaba no asistiera si no era preciso. Al día después pudo olvidar un tanto sus miedos Dorotea no obstante al llegar la noche debió pasar por la alcoba de Doña Elvira al entrar en el fondo estaba un retrato de Don Adrian de villacañas mas eso no la detuvo al otro lado escucho el roce de pesadas lonas al percatarse que estaba lúcida la dejo paralizada tomo su medalla que le colgaba el cuello y se alejo de la habitación tras un tiempo proseguía de esta forma atemorizada y deseando retornar a casa una noche mientras que rezaba escucho que su puerta se habría con la voz pero fuerte rezaba que no le pasase nada y que su dios la ayudase mas al ver que era otra sirvienta de las pero viejas se tranquilizo la mujer llamada Ricarda se acerco y le afirmó que desde el día de hoy llevaría la leche y los azahares para la señora. Se dirigió cara la alcoba las manos le tremían agitaban la pequeña acharola de plata ilumino con una escasa candela el lecho donde descansaba la señora vio a una mujer recia y extendida a lo largo del lecho tenia los ojos abiertos con la expresión de un fallecido con pasos cautelosos se dirigía cara la puerta , como un espectro se apareció enfrente de ella violenta con los ojos amarillentos oprimiendo su muñeca le dijo:

-¿Por que andas diciendo que mate al pequeño?. La chavala inusual no supo que responder Doña Elvira persiguió ala chica por toda la recamase con tantos chillidos las de pero servidumbres asistieron y controlaron la situación, acostando a la dueña que le afirmaban que no se preocuparan que estaba todo bien y seria la remata vez que la incordiaban. Por la mañana siguiente Dorotea se dirigía cara la cocina a buscar a su tía para decirle que se iría a su casa una sirvienta que limpiaba los vidrios le afirmó que su tía estaba arriba cuando voltio cara atrás bajaba otra de las sirvientas viejas y le afirmaba que la ama de la casa estaba fallecida. La chavala sintió tanta paz al percibir eso su tía bajo y con la promesa de irse juntas cuando llegase otro dueño le solicitó que le ayudase a adecentar la alcoba miedosa mas sosegada le afirmó que si.

Cuando entro miro de reojo el lecho un impulso la hizo fijarse por completo en ella. La anciana yacía en su lecho recia, pálida, vestida con las misma ropa de la noche precedente un día siguiente del entierro las ancianas sirvientas a falta de patrón se encargaron de la casa y todo fue de nuevo normal ya no se sentía lo mismo de ya antes al entrar ala casa es sentimiento de muerte y terror. 4 meses después al fin llegaba “Don Tomas” que era hermano de Don Adrian en el momento en que tomo posesión de la casa decidió que seria clausurada, liquido a la mayor parte de los sirvientes y reunió a las viejas criadas a quienes afirmó por servir bien a mi hermano y su esposa las liquidare bien a fin de que no se preocupen hasta su último día. Agradecidas se retiraban a preparar todo para dejar la casa al otro día.

Esa remata noche Dorotea volvió a pasar por la recamase de la dueña y sintió un miedo al asomarse escucho exactamente los mismos ruidos tal y como si arrastrase una lona pesada con pasos lentísimos del susto se apoyo en el muro rezando vio un destello acercándose a ella era la finada Elvira envuelta en esa destellante luz la chica paralizada vio como se dirigía sin verla a la cara con una llave en manos en el fondo del corredor al darse cuenta de que que se había desvanecido Dorotea le grito a su tía corriendo asimismo Don Tomas le preguntaron que le sucedía la muchacha empieza a contarles lo que había visto y es entonces donde recuerda que el día que limpio el cuarto de la ama vio una llave mas su tía le afirmó que era imposible por que no se hallaba una puerta en el fondo Don Tomas intrigado le afirma a una de las sirvientas que fuera por 2 hombres a fin de que tumbasen el muro por la mañana siguiente comienzan a tirar el muro con picos, poquito a poco se veía una puerta al finalizar de descubrir bien aquella puerta entra Don Tomas con una lámpara comienza iluminar todo el cuarto y ve en un rincón una suerte de mono y sale corriendo diciéndolo la vieja Ricarda se atreve a entrar con un pálpito tocándose el pecho y chilla es mi pequeño “Arturo” era cierto Doña Elvira fue la culpable de la desaparición del pequeño llorando entran el resto sirvientes quitando todo cuanto tenia alrededor alumbrando bien Arturo transformado en momia encogido en el rincón murió de apetito y dolor su tío entra y desea tomar entres sus brazos al pequeño cuando en un segundo entra un viento fuerte y se lleva los restos del pequeño Arturo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *